sábado, 18 de julio de 2009



La vida es como un libro. Como cuando lees compenetradamente y de pronto te pierdes. Se puede buscar el sitio por donde ibas, pero nunca sería lo mismo, porque aquella magia de concentración , se rompió y no puede retornar de la misma manera.
Pero en cambio, se puede tomar otra decisión, que es la de volver a empezarlo. Quizás, nos falten las ganas, pero es seguro, que habrán cosas nuevas que lograremos entender, y que anteriormente no pudimos. Y entonces, lo volvería más interesante, sin esas dudas, que por un momento , nos rompió la lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario