domingo, 4 de octubre de 2009

no hay peor enemigo que uno mismo y él te enseñó a odiarte.
Sin él, cómo harás para justificar tu odio rotundo?
Podrás cambiarlo a tiempo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario